Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘tener un hermano’

 Los bebés tienen, estrés, preocupaciones? Se angustian?

Esta fue la pregunta que hice en una clase de preparación para la maternidad.     Primero, les hice a los padres la siguiente pregunta: ¿qué es lo que a vosotros no os deja dormir?

–          Estrés, preocupaciones fue la respuesta general.

Y los bebés, tienen estrés y preocupaciones?

Las respuestas fueron múltiples: si, no, no sé…

El hambre, el sueño, el dolor, echar de menos a mamá, son preocupaciones para los bebés?

Efectivamente. Estas son sus necesidades primarias y si no se satisfacen, esto le crea mucha angustia para al bebé y lo expresa por medio de trastornos del sueño, de la alimentación y del llanto. Por lo tanto, debemos calmar a los bebés y darles lo que necesitan.

Los adultos tenemos dos herramientas que los bebés no tienen y que nos ayuda a intentar solucionar nuestros conflictos, nuestras preocupaciones. Tenemos el lenguaje, la palabra para comunicarnos y la temporalidad, la noción de tiempo que nos ayuda a anticipar y organizar las cosas que nos ocurren.

Los bebés carecen de estas dos herramientas, faltan años para que estas se desarrollen. Sin embargo, si tienen preocupaciones, muy primarias pero angustiosas para ellos si no se atienden y calman.

Por lo tanto, a los bebés no se les puede dejar llorar porque se angustian y preocupan mucho y esto les causa trastornos, muchas veces de sueño, que los padres, preocupados, intentan buscar el remedio. Este remedio es: atenderles y demostrarles que les queréis, que se sientan seguros y confiados. Es posible que ciertos cambios en vuestras rutinas hayan cambiado y eso afecte también al bebé. Un cambio de casa, la incorporación al trabajo, el nacimiento de un hermano, etc. Acompañarle, comprenderle, contárselo y trasmitir calma es lo que le calma y ayuda a conciliar el sueño. Solo cuando se sientan así de tranquilos, se sentirán preparados y sentirán curiosidad para explorar el entorno que les rodea que les permitirá madurar, crecer, desarrollar nuevas habilidades, entrenerse un poco más solos.

Cierto que esto puede suponer no dormir como vosotros quisieráis durante un tiempo, pero mi intención es que invertáis en vuestro descanso a largo plazo. Muchos padres ante la desesperación, meten a sus hijos en su cama. En ese momento funciona, pero a larga es perjudicial. Pan para hoy, hambre para mañana, dice el refrán. Cuanto más querido, seguro, tranquilo se siente un niño y sus padres, más duermen. BUENAS NOCHES.

Os invito una vez más a leer el libro de “un año para toda la vida” de Mariela Michelena

Anuncios

Read Full Post »

 
 

 

bebe_lunesDurante los primeros meses, el bebé sonríe a todo el mundo porque ve un poquito de su mamá en otras personas. Confía en su madre y por lo tanto en los demás. Sin embargo, a medida que su desarrollo emocional y cognitivo es más complejo, descubre nuevas estrategias cognitivas. Una de ellas es entender “la permanencia de los objetos” y aparece lo que llamamos la “angustia de separación”. Esto quiere decir que hay un momento en el que el bebé entiende que su madre es distinta a todas las demás personas y cuando su madre  se va no sabe cuando va a volver y la echa de menos. No entiende que su madre sigue existiendo aunque no la vea, no la puede, aún, recordar. Se da cuenta que cuando su madre se va, se queda con otra distinta,  no quiere y por eso llora.

 

Cuando esto ocurre cerca de los 9 meses está dentro de la normalidad y es un indicador de que todo va bien. Suelo decirles a las madres que se sientan bien, puesto que su hijo les diferencia de los demás. Sin embargo, si estos lloros se mantienen a lo largo de los primeros años o no ha aparecido esta protesta en este tercer trimestre sería conveniente consultar.

 

¿Qué ayuda al bebé a superar esta fase?:

 

El juego del cucu-tras. Se le transmite al niño, me voy pero vuelvo (inmediatamente y por lo tanto no angustia al niño). Este juego luego evoluciona hacia el escondite.

Despedirse siempre de los niños, aunque lloren y decirles cuando vamos a volver, aunque no lo entiendan. Si sois consecuentes en seguida lo entenderán y dejarán de llorar.

Fomentar que tengan un “osito de peluche” que les haga compañía. Resultan ser un “poquito de mi mamá” cuando ellas no están.

En este periodo habría que evitar separaciones largas de los niños (viajes) porque no lo pueden entender y se angustian porque no saben cuando volvéis. La espera es demasiado larga.

 

Terminar, hoy diciendo que los niños no entienden el tiempo y el espacio. Son marcadores que aprenden de los padres y que les organiza mucho. Esto es muy poquito a poco y con experiencias y rutinas donde les demostráis que normalmente es de esa manera.

 

Los niños de esta edad no tienen todavía lenguaje para explicaros lo que les pasa. Eso no quiere decir que no lo pasen mal cuando os vais, por ejemplo, sin despediros y lloran. Lloran, y lloran mucho porque es la única forma que tienen de hacernos ver que lo están pasando mal y afortunadamente, les atendemos cuando lloran, aunque no siempre entendamos por qué.

 

Read Full Post »