Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘crianza’

Muchos niños lloran amargamente cuando se separan de sus padres. Vamos a tratar de explicar por qué. El cucú-tras

Una  estrategia muy importante que empieza a desarrollar hacia los 8 meses el bebé es la permanencia del objeto:
– descubre que las cosas siguen existiendo aunque no las vea. Esto que puede parecer tan obvio, no lo es en un bebé de 8 meses.
– Durante los primeros meses, todo lo que está fuera de su vista, está fuera de su mente. Un bebé de 5 meses sonríe a todo el mundo como si viera un poquito de su mamá en cada persona. Si confía en su madre, puede confiar en todos.
– Sin embargo, ahora empieza a distinguir a su madre del resto del mundo y si ve que se va, teme no volverla a ver y se angustia mucho y llora. Es lo que llamamos miedo al extraño o la angustia de los 8 meses.

Las madres deberíais sentiros orgullosas porque os quieren a vosotras frente a cualquier otra persona, en este momento. Es una época que algún familiar puede hacer comentarios de tipo: “con lo simpático que tu eras y lo serio que te has vuelto….”

Esto es porque todavía no saben que las cosas siguen existiendo aunque no las vean. Como decíamos, es lo que llamamos la permanencia del objeto. Aunque yo no vea a mi madre, se que está, la puedo recordar, tengo su representación mental, su imagen y tengo la certeza de que va a volver porque ella me lo ha dicho.

Para ayudarle a superar esta fase podemos hacer varias cosas:
– Jugar con él al juego de “cuçú-trastrás”. Te escondes y al momento siguiente te descubres y tu hijo se ríe a carcajadas…. (foto del juego).
Este juego le calma la angustia y le divierte porque apenas pasa tiempo entre taparse y descubrirse. Y el niño poco a poco empieza a anticipar que cuando tú desapareces volverás.
– Despedirse del niño cuando te vas aunque sea por poco tiempo. Debes de decirle adiós y avisarle de cuando vuelves, aunque llore hasta que vea que es como tu dices. Al principio no entiende nada, pero poco a poco se acostumbra a esas separaciones porque le das la certeza de la vuelta y no le crea ninguna angustia. Si te vas sin avisarle porque está distraído, cuando te busque y no te encuentre se angustiará mucho y se dará cuenta que no puede jugar tranquilo y solito porque corre el peligro de que tu te vayas sin avisar y querrá estar todo el rato a tu lado.(una foto de un niño de unos 9 meses llorando como de angustia)
–     Ofrecerle un peluche que le haga compañía cuando se sienta más solo. Suele ser cuando va a dormir o cuando va a algún sitio nuevo o cuando os vais vosotros. El osito de peluche lo eligen ellos. Es un peluche al que le toman mucho cariño porque es como el sustituto de mamá en momentos difíciles y que solito le cuesta afrontar. Suele calmarles mucho.

Anuncios

Read Full Post »

 

01_inst_gEs el momento de empezar a pensar si queréis que vuestro hijo se incorpore a partir de septiembre en una guardería o escuela infantil. Los plazos de matricula están a punto de abrirse. Una cosa es vuestra decisión y que sepáis dónde os gustaría, pero la realidad puede ser que no os den plaza donde queréis. Hay que tener en cuenta varias variables:

 

1.- ¿Escuela infantil de la Comunidad  o privada?

2.- Edad del bebé o niño.

3.- Encajan nuestros horarios laborables con la escuela infantil? Está cerca de ¿dónde?

 

 

Conseguir una plaza en la Comunidad supone superar unos trámites burocráticos. Suelen ser escuelas con un proyecto, buenas instalaciones y suelen funcionar bien. El equipo profesional no cambia tanto como en una escuela infantil privada.

 

La escuela infantil privada puede ser porque no tenéis otra opción o porque os gusta una en concreto.

 

Es recomendable que cuando vais por primera vez a la escuela a pedir información os sintáis bien, podáis imaginar que vuestro hijo (sois los que mejor le conocéis) se sentirá bien allí, tened en cuenta cómo os atienden, que es importante para ellos, como es la comunicación escuela-familia y , para mi, es muy significativo como hacen el periodo de adaptación. ¿Por qué?

 

Cada niño se adapta de una manera diferente a la escuela infantil. Por lo tanto, hay niños que necesitan que en este periodo se tengan en cuenta sus necesidades particulares y que la escuela responda a esta necesidad. Las necesidades particulares de un niño puede ser que necesita chupete u osito de peluche durante un tiempo, en función de la edad y necesidades. Puede ser que no esté todavía preparado para comer en la escuela o para dormir la siesta y resulta más beneficioso que durante unas semanas lo haga en casa. La escuela debería atender a estas necesidades porque sabe que es beneficioso para el niño y luego será un niño más sociable y autónomo.

 

Considero que es importante para la escuela pensar en el bien del niño. Un niño que no va contento a la escuela, es un niño que le está costando separarse de sus padres. Esto es muy importante tenerlo en cuenta y hay que ayudar a esos padres a entenderlo.

 

Creo que no es una opción meter a un niño en la escuela infantil de 8 de la mañana a 5 de la tarde de golpe (para que se acostumbre cuanto antes) porque no lo puede asimilar y eso solo le llevaría a sentirse peor y tardar más en adaptarse.

 

La separación del niño de los padres tiene sus momentos y hay momentos evolutivos más oportunos y momentos particulares más difíciles. El momento del cuarto trimestre del primer año es un momento difícil para separase mucho tiempo de la madre. El niño no tiene el concepto del tiempo y no entiende si su madre se va 3 horas o 5 días. La echa de menos y lo pasa muy mal. Necesita entenderlo poco a poco.

 

Si considero que con 2 añitos el niño puede ir a la escuela infantil para empezar a experimentar ciertas rutinas, aprender a espera y empezar a compartir y para empezar a socializarse. Pero no es necesario todo el día. Os remito a mi post del periodo de adaptación y por qué lloran los niños en el cole.

Read Full Post »

El bebé al nacer necesita de la madre(relación dual). El padre se incorpora a esta relación de una forma más lenta. Ayuda a que madre-hijo se separen. Poco a poco el hijo debe de desarrollar su propio „yo“, diferenciándose de los padres.

Un hermano es alguien muy pequeño pero el niño lo siente como un gigante, que le quita mucho tiempo y espacio.
Los celos son un sentimiento donde un hijo se siente excluído de una relación. Otro ocupa el lugar que él ocupaba: SU LUGAR, SU TRONO. Se siente DESTRONADO

Desde el momento que una mujer se queda embarazada, la atención a sus otros hijos empieza a cambiar y los niños de alguna forma, lo notan. ¿Por qué?
La mujer empieza a pensar en ella, cómo se siente, en su nuevo hijo, y esto, aunque de una forma, a veces, inconsciente, son energías que se quitan de otros, y eso los niños lo notan. “Mamá ya no es la misma”.
Conocí un niño que al nacer una hermana se sintió celoso y le decía a su madre, que se había cortado el pelo después de nacer el bebé, “mamá a mi me gustas más como antes, con el pelo largo”. Y otro niño, después de que su hermano saliera de estar ingresado unos días del hospital, le dijo a su madre “porque no le dejamos aquí que le cuidan muy bien y le venimos a ver de vez en cuando? Es el sentir de los niños.
Se le dice a los niños: le vas a cuidar, vas a ser el mayor, te vas a divertir con él… Sin embargo su realidad es otra:
– quieren que sea mayor si o si
– espera!!!!! porque el bebé….
– No me divierto con él
– Llora mucho y mamá no me hace caso

A veces, como coincide en el segundo a de un hijocuando se tiene el segundo, al hermano mayor se le puede exigir aquello para lo que puede no estar preparado:
•Se le quita el chupete/biberón
•Se le pasa a la cama grande
•Se le escolariza
•Control de esfínteres
A veces, la presión de los padres para que se haga mayor, y la falta de atención que sufre, le desborda, no puede tolerarlo, y expresa de la manera que puede, que no está preparado para todo eso y pide ayuda, a su manera, con pequeñas regresiones.

Pueden aparecer alteraciones de diversa índole:
•Alteraciones de sueño
•Alteraciones en la alimentación
•Vuelta a trás en el control de esfínteres
•Problemas del comportamiento: llora, se comporta como bebé, pega, rabietas, etc.
Veremos en la segunda parte: qué hacer?

Read Full Post »

¿Qué se puede hacer?:
•Comprender en que momento se encuentra y no exigirle en ese momento lo que no puede tolerar psiquicamente.
•Esto puede suponer aplazar algunos aprendizajes: control de esfínteres, retirada de chupete, escolarización…
•A veces el niño, solo necesita tiempo para acostumbrarse a esa nueva situación, pero con comprensión, no con exigencias.
•El segundo hijo lo hemos querido los padres, NO los hijos.
•Comparar a cada niño con él mismo cuando él era pequeño.
•Enseñarles fotos de cuando eran pequeños les ayuda mucho.
•No responsabilizar a los hermanos mayores de los pequeños.

•Permitirle jugar a ser pequeño de vez en cuando.
•Hacerle ver que le gusta de crecer. Privilegios de ser mayor.
•Empatizar con él cuando se siente mal, pero no podemos darle siempre lo que pide.
•Hacerle participe de lo que hacemos por si quiere colaborar.
•Cada niño es diferente. NO comparar entre ellos.
•Cada niño necesita cosas diferentes, darle a cada uno lo que necesita en un momento concreto.
•Los padres somos diferentes con cada hijo porque evolucionamos.
•Compartir. Hay una edad para aprender. Lo primero es saber que es mío para poder compartir.
•Cuando a dos hijos los tratamos como 1+1, compartir es má difícil.
•Si hay peleas, debemos de tratar de averiguar que ha pasado intentando escuchar a los dos y actuando en consecuencia
•Procurar hacerle caso cuando el bebé duerme.
Cierto nivel de celos es normal siempre y cuando observemos que evolucionan y que van aprendiendo a resolver los conflictos.

Read Full Post »

E

Este año quiero que me traigas tiempo para dárselo a mis padres para que tengan más para jugar conmigo.

Read Full Post »

CA1T90DKCAF5YK5LCAGT3POJCAMFNNWKCAVWWWHLCA3D886SCAZSD047CAAIOMYJCAK82332CAC3M7NFCAOOMUHGCAK3E4FCCA8VPP35CA2S6Y3UCALBX1MHCAYG74W4CAHOVBK1CACWNY42CAI4P86JNo se si seré capaz de transmitir la importancia de los primerísimos años del bebé para su buena organización mental, es decir para su buen desarrollo de la personalidad.

Vengo de un congreso de SEPYPNA (Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente) y todos los profesionales subrayan lo fundamental que es para los bebés que les atiendan la mayor parte del tiempo posible los padres durante los primeros años.

Durante los dos primeros años, el bebé se prepara para sentirse seguro, querido, confiado y eso le va a permitir tener curiosidad e interés por las relaciones sociales y por el mundo externo que le rodea con todos los aprendizajes que conlleva. Sin embargo, si el bebé no se siente querido, seguro, confiado, entonces NO avanzará en esos aprendizajes.

 

Cómo se enseña esto? En realidad no se enseña, se transmite. Una madre, y el padre poco a poco, desarrollan un vínculo afectivo con su bebé, desarrolla un apego con el que el bebé se siente seguro y le permite desarrollar emociones que le despiertan la curiosidad por lo que le rodea. Sin embargo, el bebé que no se siente seguro, utilizará todo su tiempo y escasos recursos reclamando esos lazos que necesita para sentirse confiado y querido. La manera de expresar que tienen los bebés es el sueño, la alimentación, el llanto, el comportamiento, etc. Son sus vías de expresión!!!! Protestarán hasta que los padres puedan mirarle de otra forma y entender que su bebé necesita de ellos. A veces, para esto se necesita de profesionales que puedan ayudar a entenderles.

 

Ante cualquier duda, padres, debéis de consultar. No esperéis para ver si se pasa esa temporadita mala porque se podría empeorar. Ante la duda es mejor siempre consultar con el profesional adecuado de salud mental que es de lo que hablamos. La prevención, la consulta para entender es algo que solo os va a ahorrar dificultades a vosotros y a vuestros hijos. Los psicólogos y los psiquiatras, los profesionales de salud mental estamos para prevenir y ayudar, así como el pediatra también está para prevenir otro tipo de trastornos

Read Full Post »