Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘bebé en guardería’

Los niños lloran porque se separan de sus padres, les dejan en un sitio donde todavía no entienden que se lo pasarán bien, no conocen a los maestros, no son el centro de atención y todavía no se imaginan lo bien que se lo pueden pasar además de aprender y conocer amigos. De momento tienen que compartir con otros muchos niños de su edad. Y eso, es muy duro!!!!

 

Ese “todavía” es muy importante que lo entendáis vosotros. Los niños viven en el presente y no entienden el futuro. Sois vosotros los que poco a poco tenéis que ayudarle a entender que lo pasará muy bien.  

 

Cerca del año, al niño le cuesta un poquito más la adaptación a la guardería porque está aprendiendo a recordar a sus padres cuando no están presentes. Aprenden lo que llamamos la permanencia del objeto. Un niño de esta edad, no entiende que cuando sus padres se van, siempre vuelven  y cuando vuelven. Eso le angustia y llora porque se siente como abandonado, y además con personas que no conoce. Es una fase por la que pasan y el juego del cucú tras tras y el escondite les ayuda a superar este periodo.

 

Pautas que ayudan:

 

         Despedirse de los niños siempre aunque estén muy entretenidos y sea por poco tiempo, y decirles que vais a volver y cuándo. A lo mejor no lo entienden y lloran. Pero poco a poco entienden que lo que dicen sus padres se cumple. No os vayáis sin despediros porque si se dan cuenta es peor y empiezan a dudar y quieren estar siempre a vuestro lado, por si acaso.

         No dejarle en la guardería todo el día desde el principio. Llevarle poco a poco.  Primero unas horas. Si se lo pasa bien, al recogerlo tendrá ganas de volver al día siguiente. No dejarle más horas solo porque ha aguantado el tipo. Si no le gusta, estas pocas horas, le ayudarán a que se acostumbre poco a poco. Más adelante ya le podréis dejar a comer y después a dormir la siesta. Es preferible hacerlo poco a poco para que el niño deje de llorar cuanto antes.

         Dejarle que vaya con su “osito de peluche” aunque luego lo tenga que dejar en la mochila. Significa que tiene algo familiar con él, algo de su casa. Es muy importante al principio.

 

 

Cuando el niño ya tiene 3 años y va al colegio, la adaptación es distinta. Tiene que quedarse todo el día. El niño es mayor, tiene lenguaje y entiende el tiempo de otra forma. Si llora los primeros días, está dentro de lo normal. Hablar con él, calmarle, decirle que estará bien poco a poco. Les cuesta como nos cuesta a nosotros volver al trabajo, con la diferencia que nosotros lo podemos entender y hablar y ellos no. Ir al cole es compartir, ser autónomo, tener pequeñas responsabilidades y eso es fácil para quién ya ha dado esos pasos en casa. Sin embargo, para aquellos niños que les cuesta más ser autónomo y no está acostumbrado a estar con niños, le puede costar un poco más.

 

¿Cómo está siendo con tu hijo?

 

Anuncios

Read Full Post »

Cuando no hay necesidad de llevar al niño a la escuela infantil, los niños están muy a gusto en su casa, eso si, saliendo al parque cada día.

 

La escolarización obligatoria es a partir de los 3 años y el horario es de día completo. Las relaciones sociales y las amistades se empiezan a desarrollar a partir de esta edad. Antes de los 3 años, los niños están a gusto con otros niños pero no pueden compartir juguetes y juegos con sus pares. Es un juego paralelo. Se ven, se observan, están a gusto pero cada uno va a lo suyo.

 

Yo creo que el curso anterior al cole sí puede ser recomendable que el niño pueda asistir a una guardería. Por lo menos, por las mañanas. Para que vaya poco a poco adaptándose a una rutina, y a un grupo de niños.

 

No se les debe de llevar a la guardería pensando en que se van a socializar o porque necesitan estar con otros niños. El niño tiene muchas cosas que descubrir en su casa y en él mismo antes de los 3 años.

 

A partir de que camine y pueda expresar alguna cosa con el lenguaje, puede ser un buen momento para asistir unas horas, pero sin agobios. Debemos de tener en cuenta el periodo de adaptación del que hablaré el próximo día.

Read Full Post »

 

Este es el dilema de muchos padres cuando la madre tiene que incorporarse a trabajar. En mi opinión no hay una elección mejor que otra. Depende de cada familia y de las necesidades específicas de los padres. Las dos posibilidades tienen pros y contras.

 

Si el bebé  se queda en casa, en principio parece que está más cómodo en su ambiente, con sus horarios y su cuna, sin que le saquen temprano por la mañana. Sin embargo, deberéis de buscar una persona que os dé confianza  y a veces, eso os cuesta mucho.

 

Si elegís una guardería, os suele costar sacarle de casa, se ponen enfermos más a menudo, pero los profesionales que les atienden os dan confianza. Hay padres que tienen que optar por guardería y no se pueden plantear otra cosa. Los bebé menores de 8 meses (no han empezado a extrañar por regla general), se adaptan sin problemas a los profesionales de la  guardería con lo que no plantean problemas de adaptación.

 

Deciros, que la opción que toméis es la mejor para vosotros porque es lo que os resuelve particularmente a vosotros. Eso sí, siempre que confiéis en la persona que lo va a cuidar.

Read Full Post »

bebe_llorando1Los bebés necesitan estar los primeros meses muy unidos y a sus madres y dependen de ellas para su supervivencia. Sin embargo, hacia los 7 u 8 meses empiezan a desarrollar distintas capacidades. Una de ellas,  les permite darse cuenta que su mamá es diferente a ellos y que si se va, temen que la pueden perder porque todavía, no la pueden recordar. Esto les asusta, les angustia y lloran. Tienen sensación de abandono.

Los familiares que hace tiempo que no le ven, comentan lo simpático que eran antes y lo ariscos que se han vuelto.  Bien, pues esto es normal. Diferencian a su madre del resto de las personas y esto les ayuda a madurar y es muy importante que ocurra. Hay niños que lloran mucho y otros que solo se ponen muy serios.

Les ayuda a superar esta etapa el que tengan un osito de peluche, jugar a la mantita o cucú-trastrás y despedirse siempre del bebé, aunque se quede llorando, y decirle cuando váis a volver, aunque no lo entienda todavía. Esto les ayuda a oraganizarse y poco a poco lo entenderán.

Es muy importante evitar en esta época separaciones largas porque no lo entienden y se sienten como abandonados.

Read Full Post »

 

Vamos a suponer que un niño, y no importa ahora la edad, está escolarizado desde hace un mes. Ha llorado unos días, por las mañanas dice que no quiere ir, pero en el cole os dicen que está bien y os quedáis más tranquilos. Aparentemente es una evolución normal. En unas semanas se supondría que encajaría y le empezaría a gustar ir al cole. 

 

Sin embargo, empezáis a notar que duerme o come peor. ¿Tiene algo que ver? Pues sí, tiene que ver todo. ¿Qué ocurre?

 

Los niños posiblemente estén bien en el grupo, pero se empiezan a dar cuenta que eso es TODOS los días, que hay que madrugar, separarse de papá y mamá, no tener sus juguetes y sobre todo tener que compartir y rivalizar, es decir, socializarse. Esto no es tan fácil cuando uno es nuevo y necesitan su tiempo. Por lo tanto, los niños no os pueden explicar con palabras, que aunque las profes son amables y cariñosas, esto de estar con otros niños no es tan divertido como nosotros les decíamos. Por lo menos, por ahora. Así que nos lo cuenta de la única manera que pueden comiendo menos o peor, durmiendo peor, haciéndose pis o estando más irascibles. ¿Para qué? Para que estéis más atentos y les hagáis un poquito de más caso porque están un poquito tristes.

 

Pensar, en vosotros, cuando coméis fuera intentáis que sea con gente con la que estáis a gusto, la comida es un momento de comunicación, de relación, afectivo. Y en casa es un momento para compartir lo bueno y lo malo.

 

Bien pues esto es lo que les pasa.

 

¿Qué hacer?

 

Estad atentos, escucharles, mimarles, no forzarles esos dias, prepararles comidas que les gusten y no empeñaros en que os obedezca o que se coma todo. No es el momento de educar, solo empeorarán las cosas, es el momento de calmarle, momento de estar a la escucha de lo que les pasa y momento de comprenderle y transmitirle, que aunque le cueste un poquito, será bueno para él. Que le váis ayudar a que se sienta poquito a poco mejor. Pensad en vosotros y en qué os gustaría que hiciesen con vosotros si os sentís mal durante una adaptación a un trabajo nuevo.

 

Es muy importante que alguno de los padres estén para despertar a los niños, que desayunen con ellos, que estén con ellos en la hora de la cena y de acostarles. Son momentos muy importantes para los niños que necesitan compartir con sus padres.

 

Espero que os ayude en la adaptación al cole de niños y padres.

Read Full Post »