Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘bebé en casa’

 images

A veces nos encontramos con bebés de un año o mayores que pegan a su madre o a su padre, cuando normalmente no consiguen lo que quieren u otras veces, dicen los padres, me pega sin más, porque si.

Alrededor de los 9 meses, el bebé tiene mucha capacidad para expresar y va descubriendo poco a poco el efecto que sus gestos produce en el “otro”, es decir, en mamá o papá. Es una etapa que imitan mucho y prueban para diferenciar poco a poco y dar sentido a lo que hacen. Somos nosotros los que les vamos diciendo con nuestra aprobación o desaprobación si eso les compensa hacerlo o no.

Un ejemplo: El bebé prueba a tocarnos la cara y en esa prueba nos acaricia, nos mete un dedo en el ojo (explorando), nos aprieta la nariz, nos tira del pelo, o nos da un beso. Está claro que con esa edad no nos hace daño y que todo lo hace explorando. Sin embargo, es MUY IMPORTANTE que nosotros vayamos diferenciando y expresemos al bebé aquellos contactos que nos gustan y aquellos que NO nos gustan. Cuando le expresamos con una cara alegre y fomentamos la caricia, el bebé sabe que eso gusta y seguirá haciendolo y si expresamos con cara seria e ignoramos lo que hace y no se lo dejamos volvar a hacer, por ejemplo, apretar la nariz, dejará de hacerlo.

Ahora bien, ocurre muchas veces, que hay padres que transmiten mensajes confusos porque a la vez que les dicen que eso no les gusta, se rien porque es un bebé y les hace gracia que se le pueda ocurrir eso y le dejan continuar. Esta actitud crea en los bebés mucha confusión y no hace nada más que fomentar esa conducta.

Los bebés son muy consecuentes y necesitan que los mensajes sean claros: me gusta, me rio y te dejo. No me gusta, lo ignoro y no te vuelvo a dejar. De esta forma cuando son un poco mayores ya tienen claro lo que pueden y no pueden hacer de contactos hacia la otra persona.

JAMÁS SE DEBE DE PEGAR A UN NIÑO PARA CORREGIR LA CONDUCTA DE PEGAR. Es una actitud muy inconsecuente. Pegando solo se le demuestra que la autoridad es el que es más fuerte y puede dominar al más débil. Estos niños son los pegarán más adelante a otros niños.

Read Full Post »

Cuando no hay necesidad de llevar al niño a la escuela infantil, los niños están muy a gusto en su casa, eso si, saliendo al parque cada día.

 

La escolarización obligatoria es a partir de los 3 años y el horario es de día completo. Las relaciones sociales y las amistades se empiezan a desarrollar a partir de esta edad. Antes de los 3 años, los niños están a gusto con otros niños pero no pueden compartir juguetes y juegos con sus pares. Es un juego paralelo. Se ven, se observan, están a gusto pero cada uno va a lo suyo.

 

Yo creo que el curso anterior al cole sí puede ser recomendable que el niño pueda asistir a una guardería. Por lo menos, por las mañanas. Para que vaya poco a poco adaptándose a una rutina, y a un grupo de niños.

 

No se les debe de llevar a la guardería pensando en que se van a socializar o porque necesitan estar con otros niños. El niño tiene muchas cosas que descubrir en su casa y en él mismo antes de los 3 años.

 

A partir de que camine y pueda expresar alguna cosa con el lenguaje, puede ser un buen momento para asistir unas horas, pero sin agobios. Debemos de tener en cuenta el periodo de adaptación del que hablaré el próximo día.

Read Full Post »

 

Este es el dilema de muchos padres cuando la madre tiene que incorporarse a trabajar. En mi opinión no hay una elección mejor que otra. Depende de cada familia y de las necesidades específicas de los padres. Las dos posibilidades tienen pros y contras.

 

Si el bebé  se queda en casa, en principio parece que está más cómodo en su ambiente, con sus horarios y su cuna, sin que le saquen temprano por la mañana. Sin embargo, deberéis de buscar una persona que os dé confianza  y a veces, eso os cuesta mucho.

 

Si elegís una guardería, os suele costar sacarle de casa, se ponen enfermos más a menudo, pero los profesionales que les atienden os dan confianza. Hay padres que tienen que optar por guardería y no se pueden plantear otra cosa. Los bebé menores de 8 meses (no han empezado a extrañar por regla general), se adaptan sin problemas a los profesionales de la  guardería con lo que no plantean problemas de adaptación.

 

Deciros, que la opción que toméis es la mejor para vosotros porque es lo que os resuelve particularmente a vosotros. Eso sí, siempre que confiéis en la persona que lo va a cuidar.

Read Full Post »