Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘baja maternal’

 Los bebés tienen, estrés, preocupaciones? Se angustian?

Esta fue la pregunta que hice en una clase de preparación para la maternidad.     Primero, les hice a los padres la siguiente pregunta: ¿qué es lo que a vosotros no os deja dormir?

–          Estrés, preocupaciones fue la respuesta general.

Y los bebés, tienen estrés y preocupaciones?

Las respuestas fueron múltiples: si, no, no sé…

El hambre, el sueño, el dolor, echar de menos a mamá, son preocupaciones para los bebés?

Efectivamente. Estas son sus necesidades primarias y si no se satisfacen, esto le crea mucha angustia para al bebé y lo expresa por medio de trastornos del sueño, de la alimentación y del llanto. Por lo tanto, debemos calmar a los bebés y darles lo que necesitan.

Los adultos tenemos dos herramientas que los bebés no tienen y que nos ayuda a intentar solucionar nuestros conflictos, nuestras preocupaciones. Tenemos el lenguaje, la palabra para comunicarnos y la temporalidad, la noción de tiempo que nos ayuda a anticipar y organizar las cosas que nos ocurren.

Los bebés carecen de estas dos herramientas, faltan años para que estas se desarrollen. Sin embargo, si tienen preocupaciones, muy primarias pero angustiosas para ellos si no se atienden y calman.

Por lo tanto, a los bebés no se les puede dejar llorar porque se angustian y preocupan mucho y esto les causa trastornos, muchas veces de sueño, que los padres, preocupados, intentan buscar el remedio. Este remedio es: atenderles y demostrarles que les queréis, que se sientan seguros y confiados. Es posible que ciertos cambios en vuestras rutinas hayan cambiado y eso afecte también al bebé. Un cambio de casa, la incorporación al trabajo, el nacimiento de un hermano, etc. Acompañarle, comprenderle, contárselo y trasmitir calma es lo que le calma y ayuda a conciliar el sueño. Solo cuando se sientan así de tranquilos, se sentirán preparados y sentirán curiosidad para explorar el entorno que les rodea que les permitirá madurar, crecer, desarrollar nuevas habilidades, entrenerse un poco más solos.

Cierto que esto puede suponer no dormir como vosotros quisieráis durante un tiempo, pero mi intención es que invertáis en vuestro descanso a largo plazo. Muchos padres ante la desesperación, meten a sus hijos en su cama. En ese momento funciona, pero a larga es perjudicial. Pan para hoy, hambre para mañana, dice el refrán. Cuanto más querido, seguro, tranquilo se siente un niño y sus padres, más duermen. BUENAS NOCHES.

Os invito una vez más a leer el libro de “un año para toda la vida” de Mariela Michelena

Anuncios

Read Full Post »

 

01_inst_gEs el momento de empezar a pensar si queréis que vuestro hijo se incorpore a partir de septiembre en una guardería o escuela infantil. Los plazos de matricula están a punto de abrirse. Una cosa es vuestra decisión y que sepáis dónde os gustaría, pero la realidad puede ser que no os den plaza donde queréis. Hay que tener en cuenta varias variables:

 

1.- ¿Escuela infantil de la Comunidad  o privada?

2.- Edad del bebé o niño.

3.- Encajan nuestros horarios laborables con la escuela infantil? Está cerca de ¿dónde?

 

 

Conseguir una plaza en la Comunidad supone superar unos trámites burocráticos. Suelen ser escuelas con un proyecto, buenas instalaciones y suelen funcionar bien. El equipo profesional no cambia tanto como en una escuela infantil privada.

 

La escuela infantil privada puede ser porque no tenéis otra opción o porque os gusta una en concreto.

 

Es recomendable que cuando vais por primera vez a la escuela a pedir información os sintáis bien, podáis imaginar que vuestro hijo (sois los que mejor le conocéis) se sentirá bien allí, tened en cuenta cómo os atienden, que es importante para ellos, como es la comunicación escuela-familia y , para mi, es muy significativo como hacen el periodo de adaptación. ¿Por qué?

 

Cada niño se adapta de una manera diferente a la escuela infantil. Por lo tanto, hay niños que necesitan que en este periodo se tengan en cuenta sus necesidades particulares y que la escuela responda a esta necesidad. Las necesidades particulares de un niño puede ser que necesita chupete u osito de peluche durante un tiempo, en función de la edad y necesidades. Puede ser que no esté todavía preparado para comer en la escuela o para dormir la siesta y resulta más beneficioso que durante unas semanas lo haga en casa. La escuela debería atender a estas necesidades porque sabe que es beneficioso para el niño y luego será un niño más sociable y autónomo.

 

Considero que es importante para la escuela pensar en el bien del niño. Un niño que no va contento a la escuela, es un niño que le está costando separarse de sus padres. Esto es muy importante tenerlo en cuenta y hay que ayudar a esos padres a entenderlo.

 

Creo que no es una opción meter a un niño en la escuela infantil de 8 de la mañana a 5 de la tarde de golpe (para que se acostumbre cuanto antes) porque no lo puede asimilar y eso solo le llevaría a sentirse peor y tardar más en adaptarse.

 

La separación del niño de los padres tiene sus momentos y hay momentos evolutivos más oportunos y momentos particulares más difíciles. El momento del cuarto trimestre del primer año es un momento difícil para separase mucho tiempo de la madre. El niño no tiene el concepto del tiempo y no entiende si su madre se va 3 horas o 5 días. La echa de menos y lo pasa muy mal. Necesita entenderlo poco a poco.

 

Si considero que con 2 añitos el niño puede ir a la escuela infantil para empezar a experimentar ciertas rutinas, aprender a espera y empezar a compartir y para empezar a socializarse. Pero no es necesario todo el día. Os remito a mi post del periodo de adaptación y por qué lloran los niños en el cole.

Read Full Post »