Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 abril 2013

image

Anuncios

Read Full Post »

El sueño del bebé está muy relacionado con el estado emocional de la madre. Cualquier situación que altere a la madre podría alterar el sueño del niño. Cuando la madre se incorpora a trabajar, se encuentra con una situación complicada porque tiene muchas cosas que organizar, debe de dejar a su bebé durante muchas horas seguidas con otra persona y esto le causa bastante intranquilidad. Esta separación es muy brusca y aunque la madre se va preparando poco a poco, el bebé no puede porque no tiene noción de tiempo y es un ser muy frágil y dependiente. ¿Qué ocurre? El bebé empieza a echar de menos a su madre y llega a darse cuenta que si no está de día, sí que está de noche y empieza a desvelarse por la noche para poder estar más tiempo con ella. Se debe de comprender esta situación para poder ayudar al bebé que poco a poco entienda que aunque la madre esté muchas horas fuera de casa le va a seguir dando todo el cariño y amor que necesite y cuando los dos entiendan esto, la situación se calmará y volverán a dormir. Esta es una alteración de sueño relativamente normal. En los grupos de masaje que hacemos  en nuestro centro hablamos de este tipo de circunstancias.

Read Full Post »

 Los bebés tienen, estrés, preocupaciones? Se angustian?

Esta fue la pregunta que hice en una clase de preparación para la maternidad.     Primero, les hice a los padres la siguiente pregunta: ¿qué es lo que a vosotros no os deja dormir?

–          Estrés, preocupaciones fue la respuesta general.

Y los bebés, tienen estrés y preocupaciones?

Las respuestas fueron múltiples: si, no, no sé…

El hambre, el sueño, el dolor, echar de menos a mamá, son preocupaciones para los bebés?

Efectivamente. Estas son sus necesidades primarias y si no se satisfacen, esto le crea mucha angustia para al bebé y lo expresa por medio de trastornos del sueño, de la alimentación y del llanto. Por lo tanto, debemos calmar a los bebés y darles lo que necesitan.

Los adultos tenemos dos herramientas que los bebés no tienen y que nos ayuda a intentar solucionar nuestros conflictos, nuestras preocupaciones. Tenemos el lenguaje, la palabra para comunicarnos y la temporalidad, la noción de tiempo que nos ayuda a anticipar y organizar las cosas que nos ocurren.

Los bebés carecen de estas dos herramientas, faltan años para que estas se desarrollen. Sin embargo, si tienen preocupaciones, muy primarias pero angustiosas para ellos si no se atienden y calman.

Por lo tanto, a los bebés no se les puede dejar llorar porque se angustian y preocupan mucho y esto les causa trastornos, muchas veces de sueño, que los padres, preocupados, intentan buscar el remedio. Este remedio es: atenderles y demostrarles que les queréis, que se sientan seguros y confiados. Es posible que ciertos cambios en vuestras rutinas hayan cambiado y eso afecte también al bebé. Un cambio de casa, la incorporación al trabajo, el nacimiento de un hermano, etc. Acompañarle, comprenderle, contárselo y trasmitir calma es lo que le calma y ayuda a conciliar el sueño. Solo cuando se sientan así de tranquilos, se sentirán preparados y sentirán curiosidad para explorar el entorno que les rodea que les permitirá madurar, crecer, desarrollar nuevas habilidades, entrenerse un poco más solos.

Cierto que esto puede suponer no dormir como vosotros quisieráis durante un tiempo, pero mi intención es que invertáis en vuestro descanso a largo plazo. Muchos padres ante la desesperación, meten a sus hijos en su cama. En ese momento funciona, pero a larga es perjudicial. Pan para hoy, hambre para mañana, dice el refrán. Cuanto más querido, seguro, tranquilo se siente un niño y sus padres, más duermen. BUENAS NOCHES.

Os invito una vez más a leer el libro de “un año para toda la vida” de Mariela Michelena

Read Full Post »

Muchos niños lloran amargamente cuando se separan de sus padres. Vamos a tratar de explicar por qué. El cucú-tras

Una  estrategia muy importante que empieza a desarrollar hacia los 8 meses el bebé es la permanencia del objeto:
– descubre que las cosas siguen existiendo aunque no las vea. Esto que puede parecer tan obvio, no lo es en un bebé de 8 meses.
– Durante los primeros meses, todo lo que está fuera de su vista, está fuera de su mente. Un bebé de 5 meses sonríe a todo el mundo como si viera un poquito de su mamá en cada persona. Si confía en su madre, puede confiar en todos.
– Sin embargo, ahora empieza a distinguir a su madre del resto del mundo y si ve que se va, teme no volverla a ver y se angustia mucho y llora. Es lo que llamamos miedo al extraño o la angustia de los 8 meses.

Las madres deberíais sentiros orgullosas porque os quieren a vosotras frente a cualquier otra persona, en este momento. Es una época que algún familiar puede hacer comentarios de tipo: “con lo simpático que tu eras y lo serio que te has vuelto….”

Esto es porque todavía no saben que las cosas siguen existiendo aunque no las vean. Como decíamos, es lo que llamamos la permanencia del objeto. Aunque yo no vea a mi madre, se que está, la puedo recordar, tengo su representación mental, su imagen y tengo la certeza de que va a volver porque ella me lo ha dicho.

Para ayudarle a superar esta fase podemos hacer varias cosas:
– Jugar con él al juego de “cuçú-trastrás”. Te escondes y al momento siguiente te descubres y tu hijo se ríe a carcajadas…. (foto del juego).
Este juego le calma la angustia y le divierte porque apenas pasa tiempo entre taparse y descubrirse. Y el niño poco a poco empieza a anticipar que cuando tú desapareces volverás.
– Despedirse del niño cuando te vas aunque sea por poco tiempo. Debes de decirle adiós y avisarle de cuando vuelves, aunque llore hasta que vea que es como tu dices. Al principio no entiende nada, pero poco a poco se acostumbra a esas separaciones porque le das la certeza de la vuelta y no le crea ninguna angustia. Si te vas sin avisarle porque está distraído, cuando te busque y no te encuentre se angustiará mucho y se dará cuenta que no puede jugar tranquilo y solito porque corre el peligro de que tu te vayas sin avisar y querrá estar todo el rato a tu lado.(una foto de un niño de unos 9 meses llorando como de angustia)
–     Ofrecerle un peluche que le haga compañía cuando se sienta más solo. Suele ser cuando va a dormir o cuando va a algún sitio nuevo o cuando os vais vosotros. El osito de peluche lo eligen ellos. Es un peluche al que le toman mucho cariño porque es como el sustituto de mamá en momentos difíciles y que solito le cuesta afrontar. Suele calmarles mucho.

Read Full Post »