Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 2 mayo 2011

La lactancia para el bebé es la forma de nutrirse. Nutrirse es alimentarse tanto fisiológicamente como afectivamente. El bebé nace completamente saciado y al cabo de unas horas empieza a sentir hambre, una sensación para él totalmente desconocida y que le produce malestar. El bebé solo sabe llorar para expresar su necesidad. Menos mal que llora! “El que no llora no mama” y con mucha razón. La madre, le da inmediatamente de comer para saciarle y tranquilizarle y el bebé se calma. Esto ocurre cada 3 horas aproximadamente y esto va creando experiencias muy satisfactorias en el bebé que le hace sentirse querido, protegido y cuidado. Estas experiencias positivas son fundamentales para que el bebé se desarrolle de una forma sana.

Además, y no menos importante, cada vez que la madre le da de comer, le toma en brazos, le mira, le habla y esto va creando un vínculo fundamental entre la madre y el bebé imprescindible para sentirse querido y seguro.

La lactancia materna es lo que ha preparado la naturaleza para los bebés y es perfecta. Sin embargo, una madre que no pueda dar lactancia materna a su bebé tampoco de sufrir por ello porque un biberón se puede dar con el mismo cariño que el pecho. Hay mujeres que sienten mucha presión por la familia, amigas o medios y se sienten muy frustradas si no lo logran. Desde aquí me gustaría tranquilizarlas para que puedan desarrollar su faceta de madres sin presiones y disfrutando de su bebé.

Los padres pueden ayudar mucho en la lactancia, tanto si es materna como con biberón. Si es lactancia materna pueden contener a la gente que quiere visitar en el hospital a la madre y que suele resultar un exceso para la madre. La lactancia materna es una situación muy íntima, nueva para la madre y para el bebé y las visitas alteran en muchos casos la nueva marcha de la lactancia. Si la madre no quiere visitas, el padre tendrá que hacerlo respetar. Y si es lactancia con biberón, el padre puede ayudar a la madre con biberones. Aunque el referente de la comida en bebés debe de ser siempre una persona, precisamente porque no solo es comida lo que reciben si no cariño, afecto y van incorporando poco a poco ese mundo al que acaban de llegar.

Cuando la lactancia es agradable y satisfactoria para un bebé cabe esperar que incorporará la realidad externa de esta forma también y se convertirá en un bebé con ganas de explorar y curioso porque lo que viene de fuera le gusta. Sin embargo, cuando un bebé no incorpora de una forma grata la comida le puede costar un poco más explorar y sentir curiosidad del mundo externo.

Read Full Post »