Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 diciembre 2008

abuela

 

 

Los abuelos son unas figuras fundamentales en la sociedad que vivimos porque nos ayudan muchísimo cuando tenemos problemas de intendencia doméstica. Por ejemplo, cuando se va la cuidadora, cuando el niño se pone enfermo, cuando tenemos trabajo extra, un viaje, etc.

 

Cuidan y quieren mucho a los nietos y eso es un beneficio muy grande para los niños.

 

Sin embargo, muchas veces aparecen enfrentamientos entre los padres porque los abuelos de uno u otro lado no hacen las cosas como nosotros quisiéramos. Desde mi punto de vista profesional, no me queda más remedio que apoyar de algún modo a los abuelos en la forma de hacer que tengan con los nietos. Y decir a los padres que tengan en cuenta varias cosas:

          Los abuelos NO tienen que educar y lo que hacen es disfrutar de los nietos, aunque a veces, es verdad, que les consienten demasiado.

          Si no os gusta como lo hacen los abuelos, no les pidáis ayuda. Si les pedís ayuda y os la ofrecen, no les pongáis “peros”. Ellos también han dejado de hacer algo para dedicar ese tiempo a sus nietos y lo hacen encantados!

          Los niños aprenden a diferenciar rápidamente quienes son los abuelos y quienes son los padres. Lo que pueden hacer en casa de uno y lo que pueden hacer en casa del otro. Solo les tenéis que decir algo así: “en casa de los abuelos te dejan…., pero aquí, papá y mamá no te dejamos.

          Incluso, los niños saben diferenciar lo que pueden hacer con su madre y con su padre. Mientras haya respeto, las diferencias son positivas porque son distintas maneras de hacer las cosas.

          Las decisiones las toman los padres en conjunto y después, cada padre se lo transmitirá a sus padres. No es válido eso de : “díselo tú a mi madre” o “mamá, es que el padre no quiere que hagas eso con el niño…”

          Los padres deben de remar juntos en el mismo barco y en la misma dirección y eso a veces supone renuncias individuales por el beneficio familiar.

          Igual que los padres tienen que aprender su papel de padres, los abuelos primerizos también. Dadles tiempo, lo necesitan. Les cuesta a veces ceder el papel de padres a sus hijos.

Read Full Post »

Llegan unas fechas muy entrañables donde las familias se reunen en distintas casas y con horarios muy distintos. Se rompen las rutinas. ¿Esto les afecta a los bebés? Evidentemente. En alguna medida les afecta el cambio en sus rutinas como nos afectan a nosotros. Ahora bien, eso no signifaca que rechacemos el reunirnos con la familia para no alterar al bebé. Debemos de tener en cuenta unas cuantas cosas:

El bebé se tendrá que ir acostumbrando poco a poco a su familia más extensa, ya sea esta con muchos niños o con pocos, con muchos adultos o no. Serán personas que irá conociendo poco a poco y que le quieren. Si vosotros disfrutáis de estar con vuestra familia, los bebés estarán bien y disfrutarán poco a poco.

Si los padres entienden que esos días especiales pueden alterar al niño y que va a dormir peor y va a estar un poquito más alterado no pasa nada. Puede ser que duerma peor y le tengáis que coger más en brazos, puede ser que lloren más y también les tendréis que calmar. Puede ser que los familiares le quieran tomar en brazos y él se queje porque son demasiados brazos!. Pero todo eso es NORMAL!!!!! También nos ocurre eso a nosotros. Simplemente comprenderle y calmarle. No os pongáis nerviosos porque no se duerma cuando vosotros esperáis que lo haga o porque llore más de la cuenta llora, por favor. Eso no os va ayudar.

Aunque intentéis mantener más o menos su rutina, no pasa nada si se rompe, la recuperará en seguida. Tenéis que evitar  acostar al bebé más tarde a propósito para que duerma más a la mañana siguiente. Esto no funciona. Los niños tienen un reloj biológico y se despertarán a su hora, les hayáis acostado a la hora que sea. No os enfadéis con ellos porque os tengáis que levantar pronto. Turnaros los padres, es lo que mejor podéis hacer por vosotros dos.

Igual ocurre si le intentáis dar un biberón cuando os acostéis vosotros, cuando no le toca, para ver si aguanta más. Esto no suele funcionar. Puede provoca una desarreglo en el resto de las tomas.

Si son muy chitines, evitad que les besen otros adultos y niños. Están poco inmunizados y se pueden contagiar. Si lo explicáis, puesto que todos queréis lo mejor para el bebé, lo entenderán.

Disfrutad de ellos y de la familia en la medida de lo posible. Compartid con los niños este tiempo tan querido y tan mágico para ellos para que mantengan recuerdos de como era la Navidad en mi casa cuando yo era pequeño.

Padres: ¿Cómo era la Navidad en vuestra casa cuando eráis pequeños?

Feliz Navidad!!!ca2ffr0wca64ru51ca4hi9pacaxymo33ca1wzxv4caswv1k0caxnetfjca4db84ecamk1q26caq694aicadfdlzacauk0xlzcahl7dyoca3026xecagnpo3hca8gep2fcay1wi7xca89bkg6cabv8tld

Read Full Post »

imagesHacia los seis meses cuando el niño está cómodo sentadito en el regazo de los padres, se realizan unos juegos con el bebé cara a cara que fomentan muchísimo la comunicación. Es un momento donde los niños toman iniciativas hacia los padres, les miran, les tocan, les agarran, etc. Los padres responden y les enseñan canciones con gestos que estos empiezan a imitar con mucho interés, placer y satisfacción. Aprenden a establecer un turno, primero uno y después otro y así aprenden de una forma muy divertida como a veces hay que esperar un poco y no se puede tener todo de inmediato.

Algunos de estos juegos, aunque varía según el país, son: las palmitas, “aserrín aserrán”, cucú-trastrás, el caballito, canciones que enseñen las partes de la cara, pimpón es un muñeco, etc.

Es en este momento, cuando el niño explora mucho a sus padres tocándoles a veces de una forma agradable como la caricia y a veces de una forma menos agradable como un pequeño tirón de pelos. Los padres deben de saber que aquí el niño empieza a diferenciar aquello que gusta y aquello que disgusta. Por lo tanto, es muy importante que los padres transmitan muy firmemente aquellos contactos que le son agradables y aquellos que le son desagradables para que los niños lo vayan interiorizando. Tienen que decirle al niño: “esto si me gusta, y esto no me gusta”, más o menos. Se trata que poco a poco el bebé desarrolle más comportamientos agradables y los desagradables vayan desapareciendo.

Esto es muy importante porque a veces, algunos padres pueden reírse cuando el niño les tira del pelo o les pegan (sin fuerza) ya que les hace gracia y no les hace daño ni molesta. Sin embargo, si el bebé no diferencia, luego le costará más y será más probable que lo hagan con los demás.
caq17hr1cao1etx1caejdhz4casvarbica8sw2faca9edlrzcawfap7bca8kmbwvca0rfja7cat2v5xscad9z5p5catb5f33cabwegeocabc9x2gcax2iiujcasw3y48ca5zum2eca73tvykcacnuu0e

Read Full Post »